El valor de hacer las cosas que te asustan  

Autora: Emily Triplett Lentz. Artículo publicado online aquí y traducido por el equipo de Alas to Win.

Sin duda estás familiarizada con el dicho de “hacer una cosa todos los días que te asuste”.

La cita a menudo se atribuye erróneamente a Eleanor Roosevelt, quien dijo algo mucho más significativo:

“Ganas fuerza, coraje y confianza con cada experiencia en la que realmente te paras a mirar el miedo a la cara. Puedes decirte a ti mismo: He vivido este horror. Puedo tomar lo siguiente que viene: “Debes hacer lo que crees que no puedes hacer”.

La directiva para “enfrentar tus miedos” a menudo se reduce a tópicos: ¡Hacer cosas aterradoras te ayudan a crecer! ¡La magia sucede fuera de tu zona de confort! Aunque los sentimientos sean bien intencionados, son inútiles sin el por qué.

Y debido a que el miedo cumple un propósito real e importante: mantenernos fuera de peligro, la directiva para asustarnos a propósito es cargada.

Entonces, ¿cuál es el argumento científico para hacer cosas que te asustan?

¿Por qué enfrentar tus miedos?

En When Things Fall Apart, Pema Chödrön cuenta la historia de un joven guerrero que aprende a vencer el miedo preguntándole al miedo cómo se puede hacer. El miedo le dice:

“Mis armas son que hablo rápido y me acerco mucho a tu cara. Entonces te pones completamente nervioso y haces lo que yo te diga. Si no haces lo que te digo, no tengo poder. Puedes escucharme y puedes respetarme. Incluso puedes ser convencido por mí. Pero si no haces lo que te digo, no tengo poder “.

En otras palabras, el miedo es un matón. Te dice qué hacer, y cuando lo obedeces, gana poder. Sin embargo, cuando reconoces lo que te dice el miedo pero haces lo contrario, creas coraje.

“Un individuo desarrolla coraje haciendo actos corajudos” – Aristóteles

Eso está en línea con el concepto de autoeficacia que Albert Bandura cita con frecuencia, que explica cómo nos volvemos más o menos capaces dependiendo de las experiencias previas. Las personas que se han desempeñado bien en el pasado tienden a creer que lo mismo se mantendrá para el futuro y “abordan las tareas difíciles como desafíos que deben dominarse en lugar de amenazas que deben evitarse”:

Una perspectiva tan eficaz fomenta el interés intrínseco y la profunda absorción de las actividades. Se establecen objetivos desafiantes y mantienen un fuerte compromiso con ellos. Aumentan y mantienen sus esfuerzos ante el fracaso. Recuperan rápidamente su sentido de eficacia después de fallas o contratiempos. Atribuyen el fracaso al esfuerzo insuficiente o al conocimiento y habilidades deficientes que son adquiribles. Abordan las situaciones amenazantes con la seguridad de que pueden ejercer control sobre ellas. Una perspectiva tan eficaz produce logros personales, reduce el estrés y disminuye la vulnerabilidad a la depresión.

Pero, ¿cómo puede prepararse para una “perspectiva eficaz” para comenzar, de modo que el volante gire de la manera que desea?

Piensa en el peor de los casos

“El miedo es tu amigo”, dice Tim Ferriss en su charla TED. “El miedo es un indicador. A veces te muestra lo que no debes hacer. La mayoría de las veces te muestra exactamente lo que debes hacer. Y los mejores resultados que he tenido en la vida, los momentos más agradables, han sido de hacer una simple pregunta: ¿qué es lo peor que puede pasar?

Es un enfoque ampliamente favorecido por los psicólogos del comportamiento. En su éxito de ventas de 1987, Feel the Fear and Do It Anyway, la Dra. Susan Jeffers recomienda que piense en el resultado que le da más miedo, para que luego pueda considerar cómo lo trataría si sucediera. El miedo nunca desaparece realmente, ni debería hacerlo. Pero confrontarlo es la forma de avanzar.

“Mucha de la necesidad de ser productivo es el terror de que las cosas se desmoronen”. Judd Apatow

Eso puede ayudar a explicar el éxito de los empresarios que practican lo que Jim Collins llama “paranoia productiva”: al planificar lo peor que podría suceder, están preparados para capear la tormenta cuando ocurra. Collins llama a estos líderes exitosos “fanáticos paranoicos y neuróticos”.

Como escribe la psicóloga Amy Bucher, hacer algo aterrador puede “inspirar resultados excepcionales”.

“Así como parece haber un nivel óptimo de estrés para el crecimiento y el aprendizaje, una cierta cantidad de miedo puede conducir a un alto rendimiento. El miedo indica que hay algo de consecuencia en la línea, una razón para hacer un esfuerzo “.

Como líder, debes sentir el tipo de miedo que puede conducir a resultados excepcionales. “El miedo debería guiarte”, dijo una vez Bill Gates. “Considero el fracaso de forma regular”.

Cómo enfrentar (y superar) tus miedos

El enfoque científico más efectivo para eliminar el miedo es exponerse sistemáticamente a lo que lo asusta, comenzar de a poco y desarrollar tolerancia a medida que avanza.

“La exposición es sin duda la forma más exitosa de tratar las fobias, los trastornos de ansiedad y los temores cotidianos de cualquier tipo”, dice el neurocientífico Philippe Goldin. “Simplemente, exponernos repetidamente a lo que tememos, idealmente de manera positiva, reduce gradualmente la respuesta fisiológica al miedo hasta que desaparezca, o al menos sea manejable”.

“Evitar el peligro no es más seguro a largo plazo que la exposición directa. Los temerosos son atrapados tan a menudo como los audaces. ”- Helen Keller

Un estudio, por ejemplo, encontró que los pacientes con claustrofobia que fueron tratados con terapia de exposición mostraron que el 79 por ciento mejoró en un grado clínicamente significativo, frente al 18 por ciento en el grupo de control. Otro experimento mostró mejoras clínicas y estadísticamente significativas entre los participantes que recibieron terapia de exposición en el tratamiento de la fobia a las arañas.

El miedo nos hace hacer lo contrario de lo que es mejor para nosotros.

Al igual que con el estrés y otras emociones “negativas”, una cierta cantidad de miedo es saludable, incluso beneficioso. La insidiosidad del miedo se esconde en la línea invisible entre lo que es saludable y lo que no.

El desafío es determinar cuándo escuchar el miedo y cuándo ignorarlo.

Esa línea, y por lo tanto la determinación de obedecer nuestro miedo o enfrentarlo, aparece cuando preguntamos qué es lo que más nos conviene a largo plazo.

“Evitar es la respuesta natural al miedo”, dice la neurocientífica Daniela Schiller, “pero no es la que funciona”. En mi caso, el miedo me dice que evite el dolor, práctico hasta cierto punto, hasta que necesite un refuerzo de vacunación o algo así. eso me hace mejor a la larga.

“El secreto de la vida es este: cuando escuches el sonido de los cañones, camina hacia ellos”. – Marcel France

Cuanto más escuchas el miedo, más poder le das. Afortunadamente, lo contrario es cierto: cuanto más te enfrentas al miedo, más control tienes. Una vez que entendemos eso, podemos exponernos sistemáticamente a las cosas que nos asustan y, de ese modo, impulsarnos hacia adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s