Recárgate

Esta publicación se publicó originalmente en FindYourWhen.com

¿Puedes creer que ya estamos en Julio? 
Siento que acabamos de terminar las vacaciones de fin de año y ahora ya estamos en la mitad del nuevo año. No sé tú, pero a veces nos preguntamos, ¿a dónde irá el tiempo?. 
Estamos más ocupada que nunca este año y nos preguntamos qué podría darnos un respiro de vez en cuando. En nuestras vidas ocupadas e ininterrumpidas, donde trabajamos, criamos familias, mantenemos relaciones sociales, nos preocupamos por tener suficientes recursos económicos para ayudarnos a pasar la semana, el mes y el año, cuidar a la familia, los amigos y otros, … cómo ¿Tenemos tiempo para recargar y rejuvenecer? ¿Recargar? ¿Qué, la batería de mi teléfono? ¡No! Recarga tu propia batería interna.

Muchas de nosotras, simplemente no creemos que tenemos suficiente tiempo para tomar un descanso. Yo diría que es una necesidad, sin embargo, tendemos a ponernos en segundo plano la mayor parte del tiempo. Usamos muchos sombreros, pero el que falta es “YO”. Todos han escuchado las instrucciones justo antes del despegue en un vuelo. En caso de emergencia, coloque la máscara de oxígeno sobre su propia boca y nariz antes de ayudar a otros. No podemos ayudar a otros o hacer nuestro propio trabajo si no nos recargamos a nosotros mismos. ¡NO solo en el caso de una emergencia, eso es demasiado tarde! No podemos esperar a ese difícil “día” cuando creemos que tendremos tiempo para relajarnos y rejuvenecer. Tenemos que hacerlo a diario.

¿Recargar diariamente?

Estamos seguras de que alguna de ustedes puede pensar que me nos han desentendido. ¿Recargar diariamente? ¿Cómo en el mundo puede alguien hacer eso? No es tan difícil como podrías pensar. No estamos sugiriendo que te tomes más tiempo para hacer esto, nos gustaría que consideraras formas de recargarse durante tu rutina habitual.

De Verdad. Eso. Puede. Ocurrir.

Y si no te priorizas a tí misma a veces, probablemente socavarás tu éxito en las actividades y relaciones más importantes para ti. A menudo no nos damos cuenta de que seguimos nuestro día en piloto automático, habitualmente “haciendo”, como si eso en sí mismo es una virtud. Pero esto es sólo un hábito. ¿Hábito? ¡Sí! Todos somos un conglomerado de hábitos. Aunque no siempre tenemos una opción en lo que hacemos durante ciertos aspectos de nuestro día, después de todo, tenemos que trabajar, atender a la familia, etc., a menudo tenemos una opción en cómo lo hacemos.

Hablemos de hábitos por un momento. Gretchen Rubin, destacada experta en hábitos, escribe: “Los hábitos son la arquitectura de la vida cotidiana”. Piensa en eso. Los hábitos, tanto los buenos como los malos, se desarrollan en el fondo, inconscientemente. Los hábitos no son sólo comportamientos; también incluyen nuestros pensamientos (es decir, negativos, positivos, neutrales) y nuestros sentimientos (es decir, pacíficos, irritables, enojados, felices). La buena noticia es que los hábitos pueden cambiar, con tu conciencia y esfuerzo para cambiarlos. Cuando creas un nuevo comportamiento que te sirve en lugar de descarrilarte, se convierte en un nuevo hábito, uno que ya no requiere esfuerzo, pero que te sostiene y te apoya. Deberá permanecer con él durante un tiempo para obtener los beneficios, ya que un hábito nuevo toma un promedio de 66 días para convertirse en automático (1). Y la mejor manera de cambiar los hábitos es no establecer una meta demasiado grande. Eso es una configuración para el fracaso. Establecer metas más pequeñas y manejables es la mejor manera de maximizar el éxito (2). Repetir su nuevo hábito en situaciones consistentes también aumenta la probabilidad de éxito.

Ahora, volviendo al tema: recargar. ¿Qué tienen que ver los hábitos con eso? Si hemos desarrollado el hábito de hacer siempre y nunca detenernos, de obtener siempre otra cosa para asumir en esos 5 minutos entre tareas, entonces estamos perdiendo un recurso valioso. Por ejemplo, puede tener cinco minutos antes de su próxima cita en el trabajo. ¿Qué haces usualmente con esos 5 minutos? ¿Revisas tu correo electrónico? ¿Haces una llamada? Revisas tu feed de redes sociales? Lo que hagas en esos 5 minutos es tu hábito actual. Pero tienes una opción en lo que haces en ese tiempo. Considera elegir de manera diferente y crear un nuevo hábito, uno que le brinde la oportunidad de tomar un mini descanso.

mini descansos

Mini descansos
Una de las mejores maneras de recargarte es tomar minibuses de 5 minutos regularmente durante el día. Para muchas de nosotras, en entornos de oficina o incluso en las oficinas en casa, no es raro que nos sentemos durante horas y horas sin levantarnos. Investigaciones recientes realizadas con personas sentadas, sin interrupciones, durante 6 horas con un nivel moderado de actividad de 5 minutos, rompen cada hora, en realidad aumentan la energía, mejoran el estado de ánimo, disminuyen la fatiga e incluso reducen el apetito (3). ¡Habla de recargar! ¿Crees que podrías salir 5 minutos en una hora para levantarte y moverte?. Si no tiene espacio para caminar, marche en su lugar y / o bombea tus brazos. ¡Sólo levántate y muévete! Si no es cada hora, ¿qué hay de 3 veces al día? Teniendo en cuenta los beneficios de hacerlo, ¿no vale la pena intentarlo? Evalúe su día promedio y busque las horas en que podría tener 5 minutos adicionales. Piense en formar un hábito nuevo y más saludable, uno que te sostenga y te recargue. Inténtalo durante un par de semanas como un experimento. ¿Qué tienes que perder?

Permítase ser curiosa acerca de otros tipos de actividades que podrías probar. Considera una breve meditación consciente, o simplemente siéntate en silencio con conciencia de tu respiración. Resiste el impulso de revisar tu teléfono. Rompe el hábito de hacer sin pensar y date un verdadero descanso. Independientemente de lo que elijas, asegúrate de practicar de manera consistente y vincularlo a una hora y / o actividad específica. Esto aumentará sus posibilidades de éxito.

Entendemos cuán ocupada es la vida … ¡porque también la vivimos! Al reconocer que nuestros patrones de vida habituales no siempre son la mejor manera de hacer nuestros días, hemos desarrollado herramientas específicas para ayudarte a reconocer tus hábitos útiles y los hábitos que te obstaculizan.

Para terminar, les recuerdo la cita anterior de Gretchen Rubin y les pregunto, si los hábitos son la arquitectura de la vida cotidiana, ¿quién es el arquitecto? ¿Por qué no convertirte en el arquitecto de tu propia vida? Conscientemente, trae nuevos hábitos que puedan ayudar a cambiar tu vida, un hábito a la vez.

Nancy Friedman, CEO
WHEN® Enterprises

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s